Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Facebook Twitter Whatsapp Enviar Imprimir Comentar
Básquet

Día del Entrenador de Básquet

Se recuerda en día del entrenador de basquetbol a León David Najnudel, una persona que dió todo por y para el basquet , que no tuvo la fortuna de ver como la Generación Dorada coronaba con éxitos infinitos sueños y esperanzas que siempre pregonaba. León David Najnudel fue un ejemplo adentro y afuera de la cancha.
León Najnudel no solo fue uno de los personajes más importantes de la historia del básquetbol nacional, si no de todo el deporte argentino. Acá intentaremos repasar cuál era el pensamiento de ese adelantado a principios de la década de los ochenta, antes de que se pusiera en marcha la Liga Nacional. Ideas de más de 30 años, que tienen una vigencia impactante.

Con la grandeza que lo identificó siempre, León Najnudel nunca dejó de aclarar que él no inventó la Liga Nacional. Se empeñaba en remarcar que solo se limitó a impulsar el modelo que se utilizaba en Europa, para que se implementara en Argentina. Eso fue lo que él había visto e investigado en sus viajes por países mejor organizados.
Estas fueron declaraciones suyas publicadas en distintos medios entre 1982 y 1983, cuando comenzó a recorrer el país pregonando que se debía cambiar la estructura competitiva y organizativa del básquetbol argentino.
Su incansable prédica tuvo su recompensa, ya que los resultados fueron y son abrumadores. Como símbolo de la Liga Nacional, tal vez el hecho más trascendente y revolucionario en la historia del básquetbol argentino, acompañamos la foto del primer partido oficial de la competencia, el mismo 26 de abril de 1985. Se enfrentaron en Bahía Blanca Pacífico y Atenas de Córdoba y el primer balón los disputaron Neal Robinson (Pacífico) y Donald Jones (Atenas).
EL ORIGEN DE SU IDEA
“Apenas cumplidos mis 14 años supe por los diarios que los mejores sesenta o setenta jugadores del país no podían jugar más por una sanción de profesionalismo. Y me quedé con el interrogante de qué habría pasado con mi generación si hubiera podido tener la oportunidad de ver en acción en forma permanente y durante muchos anos a todos esos monstruos del básquetbol argentino. Así se fueron sucediendo una serie de hechos en los que la constante era el decrecimiento de nuestro potencial, cuando en otras latitudes del mundo el básquetbol cada día crecía más”.
“En nuestro país el básquetbol ya ha culminado, y con creces, hace mucho tiempo con su etapa de difusión. Se jugaron 49 Campeonatos Argentinos que, sin duda, sirvieron para ese paso fundamental. Esa semilla que se fue tirando por todo el país en algunos lugares prendió y en otros no tanto. Hoy es el momento de darle calidad al básquetbol argentino y de masificarlo plenamente, de brindarle organización, posibilidad de desarrollo y economía suficiente para poder solventarlo. La Liga Nacional debe ser el corazón, pero dentro del básquetbol hay otros órganos que se deben desarrollar en forma paralela y conjunta”.
“Una vez el técnico yugoslavo Ranko Zeravica me preguntó cuántas primeras divisiones tienen en Argentina. Le dije que, sinceramente, no lo sabía, pero que habría alrededor de 1.500 ó 2.000… El no lo podía creer… y yo tampoco”.
“Hay otro objetivo que persigue esta Liga Nacional, revertir el proceso de centralismo que en estos momentos tiene el básquetbol de la Capital Federal. En una estadística tratamos de ver que incidencia tiene para un chico del interior venir a jugar a la Capital y qué incidencia tiene en su futuro quedarse en su lugar de origen. Este muestreo se basa en las selecciones nacionales juveniles que entre 1955 y 1982 participaron en los ocho Campeonatos Sudamericanos de la categoría que se realizaron. En total actuaron 86 jugadores, con 22 iniciados en la práctica del básquetbol en la Capital y 64 en el interior. De esos 64 chicos, 28 vinieron a jugar a equipos metropolitanos y 36 se quedaron en sus lugares de origen. De los 28 que vinieron, 12 llegaron a la selección nacional mayor (el 42,8%). De los 36 que se quedaron solo lo lograron 5 (el 13,8%). Una muestra elocuente de que hay más chances de desarrollarse con la estructura actual si los jugadores se animan a jugar en la competencia de la Capital Federal.
COMO PENSABA LA LIGA
“Conviene aclarar: la Liga Nacional no excluye a nadie, no divide ni resta, si no que suma. Su implantación como estructura competitiva no significa que alguien va a desaparecer; al contrario, juegan todos y en todos lados del país”.
“Para nivelar la competencia existen cuatro factores:
1- la tradición que tenga la institución en este deporte.
2- la infraestructura que posea.
3- Poderío deportivo.
4- Poderío económico. Este último no implica tener dinero, implica también tener 5.000 simpatizantes que vayan todos los días a ver el equipo.
Cuáles son los cuatro lugares del país que reúnen en mayor proporción estos cuatro factores?. Buenos Aires, Capital Federal, Santa Fe y Córdoba. Con clubes de esas regiones se debe comenzar. Reitero, sólo para empezar”.
“El nuevo calendario del básquetbol argentino debe quedar así estructurado:
-Dos meses para la selección nacional. Y la nombro primero porque el objetivo de todo el movimiento del básquetbol argentino tiene que estar en función de hacer una gran estructura interna para que la resultante, su selección nacional, sea el real exponente, poderoso, que todos buscamos.
-Ocho meses para competir en la Liga Nacional.
-Un mes para preparación de los equipos.
-Un mes de descanso para los jugadores”.
“La estructura de la Liga de estar dividida en tres: una Liga A con 16 equipos, una Liga B con 48 equipos repartidos en tres zonas geográficas y una Primera Regional en la jurisdicción de todas las federaciones”.

Fuente: santafebasket.
Basquet

Dejá tu comentario sobre esta nota

Lo último

Lo último de Noticias NQN

Teclas de acceso