Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido
Facebook Twitter Whatsapp Enviar Imprimir Comentar
Polideportivo

La expareja del boxeador Saúl Huenchul lo denunció por violencia de género

Hace tres años, Paula Florencia Gutiérrez Toledo sufrió violencia de género de parte de su entonces pareja, Saúl Huenchul (boxeador de Jacobacci). Ella en ese momento radicó la denuncia pero al ver que no progresaba en la Justicia, decidió irse con su bebé a vivir a Córdoba.
Allí hizo una segunda denuncia, recibiendo mejor asistencia que en nuestra ciudad, le dieron un botón antipánico y fijaron una orden de restricción de acercamiento para él.
Hace poco tiempo su expareja viajó y al estar en la misma ciudad, la ubicó y comenzó a acosarla por medio de mensajes. Ahora que ella está mucho más fuerte, decidió hacer pública su situación para que el acoso no pase a mayores pero principalmente, para que aquellas mujeres que estén pasando por una situación similar, se animen a hacerlo visible.
“Más allá de la noticia amarillista mi intención es que sea un mensaje de concientización, de pedir un sistema de justicia más rápida, desde la comisaría hasta el Juzgado”. Agregó “que se sepa para que no le suceda a otras mujeres”.
Paula, antes de sufrir violencia de género a manos de Saúl, había tenido una situación similar con el papá de su hija. “Me atendió la misma policía y fue terrible la revictimización porque a partir de ahí tardé dos años en animarme a volver a denunciar porque te sentís culpable”.
La primera denuncia -en 2018- la hizo en la Comisaría de la Mujer. “No estaban capacitadas para atender a una víctima de violencia porque no pueden preguntarme por qué no me fui antes o que me conocían porque había pasado por una situación similar”. Remarcó que “tienen que darles capacitación porque ni siquiera tienen empatía”.
La condición de boxeador de Saúl, al momento de la denuncia, representó un agravante porque su cuerpo es considerado como un arma. La golpiza le provocó a la víctima la fractura de dos dientes, luxación de maxilar y disminución de audición del oído izquierdo.
Luego de ser agredida físicamente, concurrió de manera inmediata a la misma comisaría. “Cuando yo salgo de casa mi nena quedó con él, pedía por favor que me ayudaran para ir a buscarla y nadie me daba bola, lo único que querían era que terminara de hacer la denuncia”. Desde allí se fue corriendo a buscarla, "con la boca destrozada como me había dejado por los golpes, eso demuestra la incompetencia en la atención y contención en ese entonces”.
Detalló, “me preguntaban por qué me pegó, por qué estaba con él o por qué no me fui antes, este interrogatorio no puede seguir existiendo, yo venía de una situación muy conmocionada, física y emocionalmente golpeada, tenía miedo y culpa por denunciarlo”. Agregó “no había ni una psicóloga, es terrible lo que viví al hacer la denuncia en aquel momento”.
Los golpes que recibió le provocaron la rotura de algunas pieza dentales “esa madrugada no había un dentista de urgencias, me acomodé los dientes sola y tuve que esperar hasta la mañana siguiente para que me atendieran”.
Hace dos años que Paula está con tratamiento psicológico “sufrí ataques de pánico, me costó mucho volver al boxeo, lo hice ayudada por mi técnico, ahora estoy contenida pero le puede estar pasando a otra mujer”, alertó.
Los mensajes que está recibiendo son desde un perfil falso pero sabe que vienen de Saúl porque las frases que utiliza son las que siempre le repetía. “Sabe dónde vivo, intentó meterse a mi casa en una oportunidad por lo que tuve que llamar a la policía”.
Ante la consulta señaló, "acá en Córdoba la Justicia actuó con rapidez. Le dictaron una perimetral a él, y a mí me dieron un botón antipánico, por lo que estoy más tranquila y eso me ayudó mucho a tomar la determinación de contar lo que he vivido".

Fuente: El Cordillerano
BARILOCHE

Dejá tu comentario sobre esta nota

Lo último

Lo último de Noticias NQN

Teclas de acceso